La mayoría de los migrantes en la frontera entre Bielorrusia y Lituania necesitan atención médica