Miles de personas marchan en Roma en protesta por el ataque fascista contra la sede de la CGIL