Los militares británicos comienzan a distribuir gasolina para frenar el desabastecimiento