El miedo al coronavirus llega al Gobierno de Merkel