El movimiento negacionista se extiende por Europa: protestas en Berlín, París y Londres