Musulmanes británicos temen un aumento de los delitos de odio tras el asesinato del diputado David Amess