Navalny reaparece más delgado y con la cabeza rapada tras abandonar su huelga de hambre