El Papa besa el número tatuado en el antebrazo de una superviviente de Auschwitz