El Papa bromea con una monja que quería saludarle: "Te doy un beso, pero tú no me muerdas"