El papa se echa una cabezada durante el discurso del arzobispo de Chipre en su visita al país