El papa Francisco visita una tienda de discos en Roma y se lleva un CD de regalo