Los parisinos ya disfrutan de la decoración navideña mientras lidian con el repunte de casos de covid