La policía holandesa califica las protestas contra el toque de queda como "las más violentas en 40 años"