El terrorista abatido en Londres acababa de salir de la cárcel y estaba bajo vigilancia policial