La Policía de París dispersa con gases lacrimógenos la protesta contra el racismo y la violencia policial