La política italiana utiliza el fascismo como señuelo

La política italiana utiliza el fascismo como señuelo