Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Por qué Londres y Washington dicen que Putin está mal informado sobre la guerra de Ucrania

  • "Los asesores de Putin tienen miedo de decirle la verdad", afirmó esta semana el jefe del espionaje británico

  • Realidad o propaganda: en qué se basan la agencias de inteligencia occidentales para hacer esa afirmación

  • Sigue en directo la última hora del conflicto bélico

¿Está Vladímir Putin correctamente informado sobre cómo evoluciona el curso de la guerra en Ucrania? Según las agencias de inteligencia de Estados Unidos, no. "Sospechamos que sus colaboradores más cercanos tienen miedo de decirle la verdad", explicó la directora de comunicación de la Casa Blanca, Kate Bedingfield. No fue un comentario aislado. Unas horas después, el jefe del espionaje británico, Sir Jeremy Fleming, lanzaba el mismo mensaje en lo que parecía una estrategia coordinada entre Washington y Londres.

A ambos países, obviamente, les interesa proyectar la imagen de un autócrata rodeado de temerosos aduladores. Hay que recordar como justo antes del inicio de la invasión, Putin humilló al jefe de la agencia de inteligencia exterior, Serguéi Naryshkin, cuando titubeó sobre si apoyaba o no la independencia de las autoproclamadas repúblicas del Donbás. La tendencia del presidente ruso a reprender públicamente a los asesores que no comparten sus puntos de vista habría provocado que los colaboradores le hayan entregado informes "demasiado optimistas" sobre los avances de la invasión, según el Departamento de Defensa estadounidense.

"Es casi imposible encontrar puntos de vista disidentes en un sistema totalitario donde la disidencia a menudo es castigada. Una de las grandes virtudes de una democracia son sus múltiples circuitos de retroalimentación: sus muchos canales para expresar puntos de vista alternativos y expresar verdades incómodas", señala Roberto Reich, profesor de políticas en la Universidad de California en Berkeley, al diario The Guardian.

Errores de cálculo

"Tenemos información de que Putin se sintió engañado por el Ejército ruso", aseveró la portavoz de la Casa Blanca afirmando que el líder ruso desconocía que se estaban utilizando reclutas en la guerra o que sus tropas habían sufrido numerosas bajas en territorio ucraniano. El jefe de la Inteligencia británica añadió que "los soldados rusos incumplen las ordenes, sabotean sus equipos y derriban accidentalmente sus propios aviones". Según sus informaciones, Putin "calculó muy mal" sus posibilidades.

"La evidencia sugiere que Putin pensó que podría obtener una victoria rápida con el despliegue de fuerzas especiales y unidades aerotransportadas", dice Ian Ona Johnson, profesor de historia militar en la Universidad de Notre Dame a la cadena CNN. "Entonces, cuando se vieron obligados a ir a una guerra mucho más tradicional que involucraba a la mayor parte del ejército ruso a lo largo de la frontera con Ucrania, no estaban preparados para parte de la logística".

Además de sobreestimar sus capacidades militares, Putin subestimó la valentía de Ucrania, de su Ejército y a su presidente Volodímir Zelenski, y juzgó mal la resistencia del pueblo ucraniano que creyó que toleraría a Rusia.

Asesores "despedidos o puestos bajo arresto domiciliario"

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, ha ido más allá y ha asegurado que hay "indicios de que Putin ha despedido o puesto bajo arresto domiciliario a algunos de sus asesores". Después ha matizado que "no quiero darle demasiada importancia a esto" porque EE.UU. carece de "evidencias sólidas" sobre este asunto.

El Gobierno de Biden lleva haciendo pública información de sus servicios de inteligencia sobre Rusia y Ucrania incluso antes de que empezara la invasión rusa el 24 de febrero. Washington tomó esa decisión antes de la invasión porque estaba tratando de detener a Putin. Las predicciones de la inteligencia occidental anteriores a la guerra han demostrado ser correctas. Pronosticaron que Putin invadiría Ucrania, pero eso sí, con una victoria rápida cercando Kiev y otras ciudades importantes. No contaba con la resistencia ucraniana.