Macron celebra la reapertura de las terrazas tomando un café cerca del Elíseo