El presidente ucraniano saca músculo militar en plena tensión con Rusia