La policía antidisturbios dispara gases lacrimógenos contra los refugiados en la isla de Lesbos