Puñetazos y navajas en las colas para llenar el depósito en el Reino Unido