Reino Unido: máxima preocupación por el incremento de los contagios