La industria de Reino Unido podría enfrentar cierres por los altos precios del gas