El Reino Unido se queda sin mano de obra