Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

El repliegue de las tropas rusas del frente de Kiev deja un rastro de muerte y destrucción

Cuerpos de civiles tirados en las cunetas. Son las durísimas imágenes que se están encontrando los soldados ucranianos que han entrado este sábado en la localidad de Bucha, una de las que en los últimos días ha sufrido con mayor virulencia la ofensiva de las bombas rusas, vacías ahora de soldados invasores en una retirada de las fuerzas rusas que según las autoridades ucranianas están abandonando la región de Kiev a toda prisa.

Las fuerzas ucranianas han "liberado" la región de Kiev. Es el anuncio que ha hecho la viceministra de Defensa de Ucrania, Hanna Malyar, que ha informado de que las tropas rusas se concentran ahora en la zona del Donbás, al este del país. "Irpin, Bucha, Gostomel y la región de Kiev al completo han sido liberadas del invasor", ha publicado Maliar en su página en Facebook.

Según el asesor presidencial ucraniano, Mykhailo Podoliak, los soldados rusos han iniciado una rápida retirada de los alrededores de la capital y afirma que ahora pretenden "afianzarse en el este y el sur". Por su parte, el presidente de Ucrania, Volodomir Zelenski, ha informado este sábado de que lo que las fuerzas ucranianas se están encontrando es un desastre y ha alertado de que los rusos están sembrando de minas su retirada colocándolas incluso bajo los cuerpos de los civiles asesinados.

Un escenario de muerte y destrucción

En la cuenta de Twitter de las fuerzas armadas ucranianas se ha colgado un mensaje que acompaña una fotografía en el que se dice que la imagen fue tomada en cerca de una carretera a 20 km de Kiev y que debajo de la manta que se muestra están los cuerpos de entre cuatro y cinco mujeres desnudas y semicalcinadas "a las que los bárbaros intentaron quemar allí mismo al costado del camino".

Además de muerte, los soldados ucranianos también se están encontrando en su avance con una gran cantidad de tanques rusos quemados o destruidos.

Según informan algunos de los periodistas que han entrado en la ciudad de Bucha con los soldados ucranianos han sido testigos de hasta veinte cadáveres vestidos con ropas civiles y tirados en las aceras y las cunetas de la población, absolutamente devastada por las bombas.

Algunos relatos, aún sin confirmar, hablan de que los soldados rusos reunieron a los hombres entre 18 y 60 años y los fusilaron antes de replegarse. Algunas imágenes publicadas en redes sociales van en la línea de corroborar dicho relato. El alcalde de la localidad afirma que unas 300 personas han tenido que ser enterradas "en fosas comunes".

En esta ciudad había estado trabajando también recientemente el fotoperiodista ucraniano, Maksim Levin, cuyo cadáver también fue encontrado este viernes a las afueras de Kiev.

Un giro en el escenario bélico

La retirada de las fuerzas rusas de la región de Kiev abre una nueva etapa en el escenario bélico. Según la inteligencia británica la retirada incluye también el repliegue de tropas del aeropuerto de Hostomel, cerca de la capital, que había sido objeto de combates desde el primer día del conflicto.

El portavoz presidencial ucraniano, Oleksii Arestovich ha informado de estos avances y de que "quedan por delante duras batallas" en el sur y en el este del país, según recoge la televisión pública ucraniana.

"No nos hagamos ilusiones. Sigue habiendo intensos combates en el sur, por Mariúpol, por el este de Ucrania", ha explicado el portavoz. Además, Arestovich ha destacado que las tropas ucranianas están siendo capaces de mantener la línea del frente en el este del país.

Las fuerzas ucranianas han tomado el control de localidades como Bucha o Brovari y además las fuerzas rusas se han retirado del aeropuerto Antonov de Gostomel, donde han permanecido atrincheradas durante varias semanas, ha informado el Ministerio de Defensa ucraniano.

Estos avances ucranianos encajarían con la declaración de Moscú de que desistiría de su ofensiva en la región de Kiev y de Chernígov para concentrarse en el este del país.

Estos avances ucranianos encajarían con la declaración de Moscú de que desistiría de su ofensiva en la región de Kiev y de Chernígov para concentrarse en el este del país. Así, fuentes ucranianas citadas por la agencia de noticias DPA hablan de bombardeos rusos sobre fábricas y zonas industriales de Mariúpol, Járkov y Ghernigov.

"Los soldados rusos están siendo trasladados al Donbás y en dirección a Járkov", afirmaba el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, en una entrevista el viernes. "La situación en el este de nuestro país sigue siendo muy difícil", dijo.