El ritmo de contagios en Alemania sigue disparado y bate el récord con 65.000 casos en un día