Rumanía sufre la peor tasa mundial de mortalidad por el rechazo de sus ciudadanos a la vacuna