Un sacerdote ortodoxo increpa al papa y lo llama "hereje" en Atenas