Salvini, ante el amargo sabor de la derrota

Salvini, ante el amargo sabor de la derrota