Sasha, en un Kiev asediado: "No queda casi comida y las sirenas suenan todo el rato"

La vida en mitad de la guerra de Ucrania: "Duermo en el pasillo. No puedo bajar al refugio"