El segundo confinamiento francés tendrá un impacto económico tres veces menor

París