La solidaridad con el pueblo palestino inunda las calles de las principales capitales europeas