Los sueños de los refugiados hechos cenizas: Moria, tierra quemada