Talan los primeros robles centenarios para reconstruir la aguja de Notre Dame de París