El fuego arrasa el campo de refugiados griego de Moria, el más grande de Europa