Un bulo desata el violento recibimiento en Ucrania a los evacuados de Wuhan