El virus de los desprotegidos lleva la alerta al sur de Italia