Un dron muestra la devastación en Guinea Ecuatorial tras la explosión con más de 100 muertos