Una exposición en Berlín critica la moda rápida de las multinacionales del sector