La imagen del debate: sin mascarillas y 100 millones de espectadores en el mundo