Los incendios de Australia devoran hasta el corazón de los árboles