Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con fines analíticos y para mostrarte publicidad personalizada (recopilan datos sobre tus gustos y perfil).

Si continúas navegando por el sitio, estás aceptando su uso.

Puedes rechazar la utilización de cookies u obtener más información al respecto en nuestra Política de Cookies

A través de cualquiera de las páginas webs del Grupo tiene la opción de personalizar las cookies tal y como desee.

Los incendios de Grecia y Turquía, un aviso para España

  • Los incendios de sexta generación, imposibles de apagar y convertidos en emergencias sociales, han hecho aumentar las muertes a escala mundial un 276% en los últimos años

  • La ONG alerta de que estos incendios también podría suceder en España

Los grandes incendios que están asolando Turquía y Grecia, provocados por las altas temperaturas que están sufriendo ambos países durante estas últimas semanas, han alarmado a la ONG WWF, que recuerda que esto mismo podría suceder en España, ya que, los bosques españoles y el territorio en su conjunto están "listos para arder".

Los incendios de sexta generación, imposibles de apagar y convertidos en emergencias sociales, han hecho aumentar las muertes a escala mundial un 276% en los últimos años. Lla región mediterránea es una de las zonas con mayor riesgo por el cambio climático a escala mundial, ya que el impacto de la subida de las temperaturas será unas 20 veces mayor que en el resto del Planeta, según datos del último informe de WWF en la materia.

"Junto a estas condiciones meteorológicas especialmente adversas (altas temperaturas, sequía extrema, fuertes viento), la alta siniestralidad e intencionalidad, el despoblamiento rural, el abandono de usos tradicionales, la escasa gestión forestal y la ausencia de políticas que gestionen de forma coherente el territorio son el cóctel perfecto para incendios de alta intensidad, simultáneos e imposibles de apagar", expone la experta en incendios forestales de WWF, Lourdes Hernández.

Desde Turquía, el director de Conservación de WWF Turquía, Sedat Kalen, subraya que mientras se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero "se necesita aumentar la adaptabilidad de los bosques a las condiciones climáticas cambiantes" y enumera medidas preventivas como "aumentar la diversidad de especies en las masas forestales, optar por especies más resistentes a la sequía, proteger el suelo y los recursos hídricos, y priorizar los servicios de los ecosistemas en lugar de la producción de madera en el manejo de los bosques".

Una situación alarmante en varios puntos de Grecia

En la misma línea se manifiestan desde Grecia, donde el director general de WWF Grecia, Demetres Kaaravelles, denuncia: "Literalmente estamos ardiendo en Grecia, con temperaturas récord y más de 80 incendios forestales que han estallado en solo 24 horas".

"La crisis climática es una dura realidad, que nos muestra que los bosques serán cada vez más vulnerables, pero también más valiosos por los críticos servicios que brindan. Salvar estos bosques requerirá que nos adaptemos y pongamos mucho más énfasis en la prevención de incendios y la gestión forestal activa, en lugar de luchar, a un gran coste, para apagar incendios feroces después de que estos hayan estallado", afirma.

La solución para prevenir estos incendios 

A juicio de la ONG, hay que recuperar el paisaje mosaico, de manera que se conjugue un tejido productivo con la conservación de la naturaleza y la lucha contra el cambio climático. La solución solo llegará si se logra recuperar los paisajes tradicionales y se aplican medidas de autoprotección en las zonas de interfaz urbano-forestal para evitar la pérdida de vidas humanas, según WWF.

Asimismo, pide al Gobierno central y las comunidades autónomas aprobar una Estrategia Estatal de Gestión Integral de Incendios Forestales para invertir en prevención social y poner la gestión del territorio en primer plano con el objetivo de promover paisajes cortafuegos, más adaptados a la prevención de los incendios forestales.

Finalmente, remarcan la importancia de reducir la siniestralidad y acabar con la impunidad, aplicando las sanciones y condenas para quienes provocan los incendios, y defienden que la aceleración de la transición energética hacia un modelo "más limpio, eficiente y renovable" permitirá combatir el cambio climático, el gran "amplificador" actual de los incendios forestales.