El Internet de banda ancha, al servicio de los populistas

El internet de banda ancha, al servicio de los populistas