Un laboratorio a 10.000 metros de altura: el vuelo más largo del mundo