Casi 600.000 molinillos en una plaza de Sao Paulo, el homenaje de Brasil a sus víctimas en la pandemia