La brecha entre las dos Bolivias se hace cada vez más grande y más violenta