Bolivia: cadáveres en las calles y un sistema colapsado por el coronavirus