El caos se recrudece en Bolivia: una nueva jornada de protestas deja ocho muertos y 30 heridos