Caracas y las guacamayas, una relación indisoluble