El Gobierno peruano justifica el uso de la fuerza en las protestas contra el nuevo presidente